México vive su sismo más intenso desde 1985

Una de las primeras lecciones para cualquiera que llegue por primera vez a la Ciudad de México es qué hacer en caso de sismo.

Aunque sirvan las señalizaciones en cada edificio, los manuales y consejos de los vecinos, la experiencia demuestra que observar la reacción de los habitantes del Distrito Federal es la mejor escuela en caso de que el suelo tiemble.

Este martes, un sismo de 7,8 en la escala Richter sacudió la capital del país al mediodía, aunque también se sintió en el estado occidental Guerrero, donde tuvo su epicentro a 10 kilómetros de profundidad, y en Oaxaca.

De acuerdo al jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, fue el “más intenso después del de 1985”, un trágico sismo de 8.1 que dejó unos 10.000 muertos y que traumó a esta ciudad.

Pero este martes, lo que en otras partes del mundo habría sido un terremoto, aquí fue simplemente un “temblor”.

Las autoridades dijeron que no se reportaron víctimas mortales ni heridos graves, aunque en Guerrero unas 500 casas sufrieron daños, dijo el gobernador del estado en la televisión.

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo que en la capital de esa región se registraron leves daños materiales.

“No hay reporte de daños en el DF. Sólo escenas de pánico y evacuaciones de edificios hasta el momento”, dijo el presidente del país, Felipe Calderón, a través de su cuenta de Twitter.

Como ya es habitual en estas ocasiones, Twitter y Facebook fueron los medios más utilizados por los habitantes de la ciudad para poder establecer contacto con sus allegados.

La televisión mostró imágenes de hospitales en evacuación, parte de un puente caído y grietas en calzadas y edificios.

Sigue leyendo

Anuncios

Terremoto en Turquía dejó un saldo de 264 muertos y 1,300 heridos

Socorristas buscan sobrevivientes entre los escombros


ERCIS, Turquía – El potente sismo que afectó el domingo la provincia oriental turca de Van, cerca de Irak, causó, según un último balance oficial provisional, 264 muertos y 1,300 heridos, y este lunes los socorristas seguían buscando desesperadamente sobrevivientes entre los escombros.

El último balance subió a 264 muertos, según el ministro del Interior Idris Naim Sahin, citado por las cadenas de televisión. El anterior reporte era de 239 muertos y 1,300 heridos.

La dirección oficial de de situaciones de emergencia registró 970 edificios derrumbados en la zona de la catástrofe.

La zona más afectada

Unas cien personas murieron en la ciudad de Van, cabecera de la provincia del mismo nombre, y 117 en el distrito de Ercis, la zona más devastada, declaró el ministro turco del Interior Idris Naim Sahin.

El sismo, de una magnitud de 7,2 es el más fuerte de los últimos años en Turquía, afectada frecuentemente de temblores.

En Ercis, un fotógrafo de la AFP vio daños generalizados en esta aglomeración de cerca de 100 mil habitantes, donde cerca de un centenar de edificios se derrumbaron.

Muchos habitantes abandonaron la ciudad, que está sin luz y agua.

Intenso frío

En las ciudades de Van y de Ercis, las más cercanas del lugar del epicentro, los socorristas se esforzaban para ayudar a posibles sobrevivientes en medio de los escombros.

Trabajaron toda la noche, en un frío glacial, a la luz de antorchas o de generadores, mientras que sobrevivientes sin casa se congregaron alrededor de fogatas o acampaban bajo las carpas o incluso a la intemperie, cuando la temperatura no superaba los 2° grados Centígrados.

La Medialuna Roja instaló tiendas en esta ciudad y distribuyó víveres.

El Primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que reunirá el lunes su gobierno, visitó esta ciudad por la noche para medir la magnitud de los daños, mientras la organización de los socorros parecía más eficaz con relación a los anteriores sismos.

Sigue leyendo