El auténtico final de las princesas de Disney

Los cuentos de hadas siempre terminan con un “Final Feliz”; la princesa sobrevive a todos los males y la historia concluye al ser rescatada por su “Príncipe Azul” con quien vivirá feliz por el resto de sus días…

Mientras que las brujas y las hechiceras, son vencidas por el bien… o al menos esto es lo que nos ha mostrado la gran cantidad de películas y cuentos infantiles.

Pero, ¿qué sería de las princesas si vivieran en mundo real? En donde los príncipes escasean y hay peores males que una simple bruja. La ingenuidad terminaría por acabarlas y vivirían en lugar en donde la realidad supera a la ficción y quizá su destino no sería tan prometedor.

El fotógrafo francés Thomas Czarnecki, creó una visión distinta de las princesas de Disney. Su galería ‘From enchantment to down’ (algo así como ‘Del hechizo hacia abajo’), muestra el otro lado de la moneda, un final más oscuro en el que las princesas quedan expuestas a lo más trágico… Una galería en donde la inocencia de las protagonistas es pisoteada por la brutal realidad…

Mi dulce príncipe. Escena desgarradora ver a la bella Blancanieves tirada en el suelo con una manzana delante de ella; por lo que cualquiera pensaría lo peor, pero lo único claro, es que nadie llegó a su rescate.

La otra orilla. La Sirenita yace en la orilla de la playa… Totalmente inerte ¿las olas la arrastraron?

No es tan romántico. Una Bella enamorada de una Bestia, cuyos instintos, al final, sobrepasaron los limites…

Un trofeo más. Pocahontas tuvo un final trágico, fue sólo un premio más para su captor, un juguete de adorno para la colección del horror.

Un último deseo. La muerte no estaba entre sus planes, pero Jasmine recibió como regalo, la desdicha del genio de la lámpara.

Demasiado rápido. Ni un minuto más… el tiempo puede ser la diferencia entre vivir y morir… un  retraso y quedaras a la mitad del camino… Cenicienta conoció el amor y la tragedia en una misma noche.

Chica traviesa. Y si el problema de la Bella Durmiente radicara en sus adicciones, entenderíamos que sus días estaban contados, la soledad y la depresión se apoderaron de ella.

Sólo una trampa. Alicia estaba equivocada no estaba en el País de las Maravillas, estaba acercándose a su cruel destino…

Final feliz. Los encantos de Caperucita Roja no fueron suficientes para calmar la rabia del lobo…



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s