tecnológias en peligro de extinción

Algunos aparatos que hoy disfrutamos serán antiguallas y trastos inútiles dentro de diez años. Y no por qué hayan salido mejores y más potentes versiones de ellos, sino porque habrá otros gadgets que hagan sin problemas las funciones que en el presente desempeñan. Consolas que sirven para llamar por teléfono, tabletas que son más poderosas que un ordenador de sobremesa, o televisores que pueden realizar videollamadas. Enumeramos algunos gadgets que tienen las horas contadas.

  • Cámaras fotográficas digitales

Hoy en día, cualquier teléfono móvil inteligente tiene una cámara capaz de hacer fotografías de lo más digno. Quien quiera fotografiar sus vacaciones, con las típicas imágenes en la playa o delante de un monumento, tiene de sobra con la cámara de su iPhone o de su Android, y no necesita una cámara compacta.

Este declive de las cámaras digitales se refleja en el 2,9 % de aumento de ventas de este tipo de producto que predice la Asociación de Cámaras y Productos de Imagen (que engloba a compañías como Canon, Sony o Panasonic), frente al crecimiento anual de al menos el 10 % que han estado experimentando durante la última década. De momento, los smartphones no pueden competir con las cámaras SLR (las conocidas como Rephlex o profesionales), ya que el tamaño de las lentes y de los objetivos de estas no pueden ser imitadas. Ni por supuesto, su calidad.

  • Consolas de videojuegos

Otro tipo de cacharro que está siendo amenazado por los teléfonos inteligentes. Y no sólo por videojuegos tan adictivos como Angry Birds, que hacen que disfrutemos más que con cualquier otro entretenimiento de la PlayStation 3, sino porque los teléfonos ganarán en potencia y en versatilidad: gracias a la tecnología inalámbrica de transmisión de vídeo, podremos conectar un móvil a cualquier pantalla de televisor y utilizarlo como consola de videojuegos.

No hará falta tener ni siquiera un cable HDMI ni un USB. El smartphone se conectará a la tele y podremos jugar, y todo gracias a tecnologías como Widi de Intel. Si la potencia de los teléfonos sigue creciendo, podremos incluso jugar a videojuegos realistas y complicados como los que en la actualidad podemos disfrutar en un ordenador o en una consola, e incluso, controlarlos de la misma forma: mediante un mando o con el cuerpo, como el periférico Kinect de Xbox 360.

  • GPS

El reinado de este tipo de aparatos está llegando a su fin. Según la empresa iSuppli, en el periodo comprendido entre 2006 y 2009, los aparatos GPS duplicaban al número de teléfonos móviles equipados con esta tecnología.

En 2011, según esa misma fuente, los smartphones con sistema de navegación ya superan en número de unidades vendidas a los GPS. En 2014, los teléfonos cuadriplicarán a los GPS tradicionales. Parece que la única solución posible pasa porque las empresas fabricantes de estos dispositivos se dediquen a construir teléfonos móviles.

  • Libro electrónico

Al igual que el GPS, los libros electrónicos están condenados por no tener más que una utilidad. Su muerte se producirá dentro de poco, y a manos de las tabletas, que pueden servir para navegar por Internet, reproducir vídeo y música, hacer fotografías… y para leer libros, revistas y documentos.

  • NetBooks

Los ordenadores portátiles de pequeño tamaño, larga duración de batería y poca potencia  están empezando a cosechar pérdidas en cuanto al número de unidades vendidas. Si en 2009 llegaron a obtener un 46 % más de ventas, en abril de este año se venden un 13 % menos que el año pasado, a nivel global.

El principal causante de este descalabro ha sido la aparición de aparatos como el iPad y otras tabletas, que son capaces de hacer lo mismo que un netbook, pero de forma mucho más atractiva. Por no mencionar a los ordenadores portátiles “clásicos” que son mucho más potentes y que han mejorado aspectos clave como la duración de la batería, lo que los hace más atractivos que los netbooks.

  • Tabletas

Las tabletas, que en la actualidad son el mayor objeto de deseo de los aficionados a la tecnología, y que están acabando con los libros electrónicos y los netbooks, puede que se conviertan en una moda efímera. Aunque son finas y poco pesadas, siguen siendo pantallas demasiado grandes como para poder llevarlas a todos sitios. Y cualquier aparato que aspire a tener éxito en los próximos diez años debe ser ultra portátil y cómodo.

Al igual que ocurrirá con las consolas de videjuegos, los teléfonos móviles y su futura tecnología de comunicación de vídeo inalámbrica, acabarán con las tabletas. Gracias a ella, los smartphones de podrán conectar con cualquier pantalla en un lugar público y convertirla en una especie de amplificador de los datos que llevemos en el bolsillo, convirtiendo así estas pantallas en nuestro ordenador o tableta. Por ejemplo: en un aeropuerto dotado de estas pantallas, conectaremos nuestro teléfono y veremos como en ese dispositivo público se desplegará nuestro escritorio o las aplicaciones que deseemos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s